lunes, 6 de marzo de 2017

Destino Cap.2

¡Lunes! Malditos lunes... Jajajaja

¿Qué tal el finde? Yo ya sabéis como, un non stop. El nene empieza a dormir mejor, pero aun así, el cuerpo no descansa.

Así que así estoy. Hecha un rastrojo. Pobre de mi. 😆  Últimamente, no salgo mucho de casa, ya que entre los arreglos de la casa y tal... No hay manera de encontrar un hueco, más que para salir a hacer la compra y poco más. Supongo que cuando todo esto termine, iré recuperando mis hábitos. Porque hace mucho que no subo post de compras. Y eso que he comprado mucho, pero ya ni recuerdo todo lo que he comprado. 😂  Hacerle fotos a todo, ahora me resultaría frustrante. Porque vamos, he comprado de todo: Una vaporeta, una raqueta mata-mosquitos (los electrocuta... Es genial. ¡Ni un mosquito este verano!), ropa para el niño, lámparas para la terraza, colonias, la silk epil, unas colchonetas que se inflan moviéndolas por el aire (una cosa muy rara, lo sé), una cama nueva (creo que eso os lo comenté), un vaporizador de aromas, unas gárgolas para decorar la entrada, un jacuzzi inflable para el que vamos a hacer una tarima en la terraza, linternas, sábanas, cojines, una batería externa para el móvil (super útil).

También he comprado algo de ropa para mi, ya que ahora todo me va grande y a medida que vaya adelgazando ya podré ponerme mi ropa, pero ahora solo tenía la pre-mamá y me va tremendamente grande. Y bueno... Como veis, muchas cosas en dos meses. Se ve que el síndrome del nido nos ha pegado ahora. Pero ahora que la economía está algo decente, es mejor aprovechar cuando hay, porque si luego no hay, te quedas con todo por hacer y a falta de cosas. Vamos, que estamos dejando la casa, como nueva. No os penséis que todo esto ha costado mucho, que Amazon tiene muy buenos precios y vamos pillando ofertas. ¡Soy la reina de los chollos!

Creo que por hoy, ya os he contado bastante. Pero bueno, poco a poco os iré enseñando cosas que vaya comprando, que ya hace demasiado. 👀  Ahora vamos a lo interesante. El segundo capítulo de Destino.

Capítulos anteriores:

Destino Cap.1



DESTINO

Capítulo 2:


La primera semana, Elena apenas vio a Joe. Apenas estaba en casa, pero la casa siempre estaba impoluta. Ella se sentía mal ,porque pensaba que era él quien limpiaba. Pobre ilusa. El domingo de esa misma semana , Elena saltó del susto. Una mujer mayor, de unos sesenta años, bajita, rechoncha y con cara amable, había preparado un desayuno que hacía quedar mal a cualquier chef de categoría.

- Soy la señora Pupple. - Sonrió.- Al fin la conozco, señorita.

- Llámame Elena, por favor. -Dijo sonriendo. -Así que tú eres la artífice de que mi habitación parezca sacada de una revista y no una leonera... Lo siento, con la mudanza no he tenido tiempo de hacer nada. -Dijo apenada.

- No te preocupes. -Sonrió. - Joe ya me dijo que no paras nunca por aquí. Tenía ganas de conocerte. Eres una chica interesante.

- ¿Interesante? - Rió.- Gracias. Aunque acabas de conocerme.

- No sabes lo mucho que se conoce a alguien por su habitación.

Elena se sentó en la barra de la cocina y se sirvió un café. Lo que no esperaba es que Joe saliese en calzoncillos, con cara de sueño y con el pelo revuelto. Realmente ese hombre, era impresionante.

- ¡Ah, perdón...! Pensaba que no estarías despierta. Solo vengo por un zumo.

- No te preocupes, no me importa. -Apartó la mirada algo ruborizada, aunque él no lo notó.

- ¿Qué te he dicho de ir en pelotas por la casa cuando hay mujeres delante? - Dijo la señora Pupple a modo de bronca, pero cariñosamente.

- Es domingo. Hoy no hay reglas, ¿recuerdas? - Dijo él, dándole un beso en la mejilla. - ¿Te vas a chivar a mamá?

- Sabes que no. -Dijo riendo. - Me gusta esta chica. - Le susurró en el oído, mientras Elena intentaba no escuchar y leía el periódico.

- ¿Lo quieres? - Dijo al ver que Joe la miraba y miraba el periódico.- Yo estoy a punto de terminar.

- He pensado que hoy podríamos salir a conocernos mejor. A fin de cuentas, llevas una semana y pico viviendo aquí, pero apenas hemos hablado.

- Tienes razón. -Se quedó pensativa por un momento.- Está bien, ¿vamos a comer al McDonals? Mi presupuesto no da para más.

- Tranquila, yo invito. Anda, ve a darte una ducha. Pareces sacada de una peli de terror. -Dijo riendo, aunque en el fondo, se estaba dando cuenta de que esa chica era demasiado guapa y se escondía bajo ropa fea y se hacía recogidos bastante normales.

- ¿Eh? - Se levantó corriendo y al mirarse al espejo, tenía el maquillaje corrido y unos pelos con los que incluso la niña del exorcista se habría asustado. - ¡Mierda! - Se fue corriendo a su habitación.

Unas horas más tarde, Elena salió de su habitación completamente diferente. Muy diferente a como Joe la había conocido. Cuando llegó a la cita para intentar alquilar la habitación, fue con un traje con pantalón bastante informal, una coleta y su enorme sonrisa. Sin embargo, ahora Joe, veía a la mujer explosiva a la cual le había alquilado la habitación. Imponente, preciosa y demasiado sexy. Los pantalones que imitaban al cuero, le marcaban las curvas. El body negro se le ceñía al cuerpo y los tacones que llevaba, eran para parar el tráfico. El pelo liso, la chaqueta de cuero... Y su increíble mirada gris, hacían que Joe no pudiese apartar los ojos de ella. Sin embargo, se había hecho la promesa de ser un hombre más tranquilo. Había sido un picaflor durante mucho tiempo. Y si, esa chica era realmente explosiva a la vez que inteligente y trabajadora. Pero no se merecía a un hombre como él, por lo que desechó la idea de inmediato. Elena encontraría a un hombre a su altura que solo tuviese ojos para ella y que no la usase para solo un rato.

- Estás muy guapa. ¿Nos vamos?

- Claro. Tú también estás genial. Pareces un motero y todo. ¿Tienes moto? ¿O eres el típico con un ferrari que va chuleando con las mujeres?

- Tengo moto. - Rió ante la espontaneidad de ella. - Eres divertida. ¿Quieres que vayamos en moto?

- La verdad es que si. ¿Podemos? - Se le iluminó la mirada y Joe sintió pena por no haber conocido a una mujer así antes de tener semejante reputación.

- Entonces, hecho.

Se fueron al garaje a por la moto y después de muchos "¡Oh,dios! ¡ME ENCANTA!" , se pusieron rumbo a un restaurante cerca de la playa. Hacía frío, pero apenas había gente y se notaba que era invierno. Pero la tranquilidad a Elena le gustaba. Aunque al ver los precios, palideció. Era un sitio que ella no podría permitirse más que en Navidad y de forma excepcional. Comieron, rieron, estaban muy a gusto. Sin embargo, Elena notó que Joe ocultaba muchas cosas. Era un buen hombre, pero no parecía ser el típico hombre que sentaba la cabeza y tenía hijos. Y seguía sin entender porqué quería una compañera de piso con todo lo que tenía. Por lo que ni corta, ni perezosa, le preguntó.

- ¿Porqué? Pues... La casa es grande y me quería demostrar a mi mismo, que puedo convivir con una mujer sin acostarme con ella. Que puedo respetar.

- ¿Eh? - Se quedó con la boca abierta. - ¿Es en serio?

- Completamente. Mi madre cree que no sé vivir con mujeres y que las trato mal. Pero yo creo que no soy así. Me gustan las mujeres, es cierto. Pero yo creo que puedo vivir con una mujer sin meterme entre sus piernas. Además, tú misma en la entrevista, dijiste que no querías relaciones, ni tampoco tenías relaciones esporádicas. Por lo que me pareciste la candidata ideal.

- Ya veo... Así que me elegiste porque soy una mojigata... - Dijo con cierto tono de disgusto, aunque en el fondo ,estaba contenta. Ese hombre iba a procurar respetarla, pero también le daba pena, porque le encantaba. Físicamente, era perfecto. E intelectualmente, parecía un hombre demasiado inteligente como para que alguien pudiese tomarle el pelo.

Eran la pareja perfecta de convivencia.



Continuará...


21 comentarios:

  1. Es lo que pasa, cuando te insisten no quieres y cuando te ignoran entonces sí jaja
    bueno, habrás una segunda parte? Porque sé que estos dos acaban liados jaja
    Me ha gustado mucho tu relato, un besito, y me alegro de que el nene esté mejorcito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrán muchas partes, creo yo... Me alegro que te esté gustando! Pero esta es la segunda parte. Deberías leer la primera!

      Eliminar
  2. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que hermoooooso el segundo capitulo jajaja ella es un desastre y él un promiscuo XDDD la verdad me agrada el hecho de que él se de cuenta de que no es apto para ella muy buen el capitulo!


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
  3. Quiero mas! Que total es Joe. Me hare fan.
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Me da que que empieza a plantearse una tensión sexual que ya veremos cómo termina. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. SEGUIREMOS EL CONTINUARÁ, GENIAL, ABRAZO

    ResponderEliminar
  6. Parece que todo va bien.
    Pero sospecho que va a haber un giro.

    ResponderEliminar
  7. Y ahora ambos van a querer ir en contra de lo que dijeron.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Me está gustando mucho!
    Y quiero ver esa ropita nueva!
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡pronto subiré un post sobre eso!

      Me alegro que te esté gustando!

      Eliminar
  9. Vamooooos que esto no pareeeeeee!!! Que ganas de un tercer capitulo!!!

    ResponderEliminar
  10. Bueno parece que todo está saliendo de maravillas, la convivencia, el salir a comer para conocerse mejor. Veremos en qué termina todo esto. Seguro habrá mas de dos otres sorpresas.
    Bso

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola! YA me he leído los dos primeros capítulos y me sigue gustando. Me cae muy bien la protagonista. ¿Cómo acabará todo el lío que se traen los dos personajes? Ja, ja, ja.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar