jueves, 16 de marzo de 2017

Destino Cap.8

¿Qué tal pichones? ^_^

Yo hoy he pasado un día de locos. Para arriba y para abajo. NON STOP!
El nene por suerte está muchísimo mejor. Es una pasada el cambio que ha pegado. Así que ahora yo también estoy mucho mejor. Se nota la diferencia cuando los bebés están bien o no. Eso si, el cansancio de no parar, por mucho que el nene esté bien, también se nota. Me noto el cuerpo más pesado y aparte duermo poco. Pero estoy por aquí, así que vamos a por el capítulo de hoy.  Espero que os guste.


Destino Cap.1
Destino Cap.2
Destino Cap.3
Destino Cap.4
Destino Cap.5
Destino Cap.6
Destino Cap.7


DESTINO


Capítulo 8


- Si, venganza. ¿Te apetece  o no? -Dijo mirándole.

- Oye, no es por nada... Pero, ¿tú crees que puedo concentrarme en una venganza si te presentas aquí así vestida? No soy de piedra.

- ¿Qué? - Se miró, no se había dado cuenta de que iba así, ya que solía estar así en su habitación. - ¡Ah! Perdón. - Se cerró la bata. - No suelo salir cuando sigues despierto... Se me había olvidado. -Se puso roja de los pies a la cabeza.

A Joe le resultaba terriblemente adorable. Era simplemente perfecta. A pesar de no llegar al metro sesenta y ser un retaquito al lado de él. Su instinto le decía que debía protegerla, pero a la vez, quería tirarla en la cama y hacerla gritar como nunca. Intentó apartar esos pensamientos de la cabeza, pero no podía.

- Hablemos de la venganza. - Dio unos golpecitos a su cama y ella se acercó y le contó el plan.

- Es buena idea. Lo dejarías en ridículo y yo me vengaría también sin partirle la cara. - Le apartó un mechón de la cara y saltaron las chispas. No pudo contenerse y la besó.

- ¿Qué haces? - Lo miró , pero ya estaba caliente como una moto.

De pronto, sus cuerpos hablaron por ellos. La bata desapareció del cuerpo de Elena y Joe se la comía con la mirada. Besó hasta el último recoveco de su piel. Le absorbió hasta el alma. Sus labios rozaban cada poro de su piel, mientras ella le tocaba y gemía. La penetró sin más. No podía esperar. La había calentado al máximo y él necesitaba estar dentro de ella, tanto como ella lo necesitaba a él. Y él consiguió lo que quería. Ella gritó su nombre. No una vez, si no muchas. Entre jadeos, besos, caricias y miradas, llegaron al clímax. Cayeron exhaustos tras casi dos horas como conejos. Elena estaba destrozada y Joe tan satisfecho que se sentía el rey del mundo.

Diez minutos más tarde, Elena dormía plácidamente a su lado. Estaba agotada. Joe se encendió un puro y se fue al balcón, desde el cual no podía dejar de observarla. La luna la iluminaba como si fuese de porcelana. No sabía si había sido un error haberse acostado con ella, pero no lo había podido evitar. Estaba enamorado y su cuerpo lo había traicionado. Había jurado respetarla, pero no había podido. Y ella se le había entregado sin reservas, sin condiciones.

No sabía que pasaría cuando Elena se despertase. Esperaba que no se arrepintiese, porque él no lo hacía. A pesar de todo lo que había pensado, ahora estaba dispuesto a luchar por ella. Iba a sorprenderla. La mañana siguiente, no fue nada incómoda. Al contrario, parecía que no había pasado nada. Elena intentaba llevarlo de una forma normal, para no romper el buen rollo que de pronto tenían. Sin embargo, la tensión estaba ahí. Y cada roce, cada mirada, cada vez eran más intensos. Pero no daban el paso a las palabras que realmente querían decirse.

Una semana más tarde, se iba a celebrar una fiesta en casa de la madre de Joe. Esa mujer era realmente encantadora y Elena estaba encantada de ir. Además, su venganza debía hacerse. Se había hecho la loca con Eric, le había contestado a los mensajes como si no pasase nada. Además, los amigos de Eric, pensaban que estaban juntos. Iba a ser muy divertido...

Eric fue a recogerla, tal y como habían quedado. Elena estaba incómoda y Joe no quería que fuese con él a solas, pero también sabía que durante el trayecto hacia casa de su madre, no iba a pasarle nada. Porque si le pasaba algo, alguien iba a morir. Lo tenía claro. Le tenía muchas ganas a Eric desde que hizo con Elena, lo mismo que con todas. Le había advertido sobre ella, pero lo había ignorado porque él solo pensaba con el cerebro de abajo. Y eso lo reventaba. Él había sido muy mujeriego y lo aceptaba. Pero jamás había tenido que drogar a una mujer para acostarse con ella.

Al llegar a la casa, Elena se bajó del coche y buscó a Joe con la mirada y sonrió. Agarró del brazo a Eric, que la presentaba orgulloso como su preciosa acompañante. Hasta que Eric quedó bien, luego Elena, fue directa a por Joe. Iban a dejarlo en ridículo. Y al vez, alguien iba a ayudarles a dar ese paso que tanto necesitaban. Unos ojos avispados, habían visto todos los gestos que se hacían entre ellos y esas miradas furtivas que se echaban cuando el otro no miraba.


Continuará

10 comentarios:

  1. Bien, se produjo lo que tenía que suceder.
    Me da curiosidad el plan de dejar en ridiculo a Eric.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que solo hay que seguir leyendo muajajaja

      Eliminar
  2. Jajajaja Lo de las casi dos horas como conejos debe ser extenuante, eso cuenta como una clase de crossfit, mínimo! XD
    Me alegro de que el niño esté mejor!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso sin duda! Yo no podría aguantar tanto ahora, aparte que no me dejaría cierto bicho enano jajajaja
      ¡Gracias!

      Eliminar
  3. ¡Al fin se han acostado! Si que tardaron,tanta tensión sexual y boom, al fin... quiero la continuación pronto!
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Mia no me dejes asi! por qué???!!!! estuvo genial este capitulo como todos dios lo he dicho en cada capitulo pero es que la historia me ha gustado a montones!

    amiga vi las fotitos de tu bebe realmente es preciosoo!!!


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No es mi culpa! ¡Me salió así! jajajajajaj

      Gracias guapa!

      Eliminar
  5. Oh wow, se desayunaron al fin!
    No pensé que Joe aceptaría, pero veo que en verdad esta enamorado de Helena.
    Estoy que muero por saber cómo será la venganza. Y nos dejas en suspenso, quién sera el vigilante? Buen capitulo
    Bso

    ResponderEliminar