lunes, 17 de abril de 2017

Vida en la granja Cap.4

¡Holaaaaaa!

Maldito lunes... Y encima es fiesta. La verdad, sé que a muchos os encantará que hoy lo sea, pero para mi, significan, más días de obras y que todo se retrase. Así que estoy que me tiro de los pelos, pero es lo que hay. ¿Y vosotros? ¿Qué tal las vacaciones de Pascua?

Después de muchos días, creo que ya tocaba hacer un capi de esta historia, así que allá vamos.


VIDA EN LA GRANJA

Capítulo 4


- ¿Siempre tienes que ser tan antipático? -Respondió Marta mirándole aun con los ojos llenos de lágrimas. - Se me olvidaba que no tenías sentimientos. -Sentenció.

- Los tengo, pero no para niñitas lloronas como tú. Aburrida. -Se rascó el paquete como el hombre de las cavernas que era y se fue a la cocina. Ante la mirada atónita de su madre y de Marta.

- ¿Qué... ha sido eso? - Dijo Lara.- Nunca se comporta así. Hacía años que no lo hacía... - Frunció el ceño. - Supongo que siempre has sacado lo peor de él, ¿verdad? - Entonces se echó a reír. - Tal para cual.

- No nos parecemos en nada. -Se quitó las lágrimas con la manga del jersey, pero no podía olvidar la imagen de Javi, había bajado con solo unos calzoncillos, lo cual había dejado a la vista, el cuerpo trabajado por la granja. Realmente, estaba demasiado bueno como para no haberse fijado.

- Anda, ven. He preparado el desayuno, seguro que tienes hambre. -Dijo mirándola de arriba a abajo. - ¿Es que no comes nunca? Das un poco de grima, hija. Con una de tus piernas no alimentaría ni a una de mis vacas. -Río y la llevó a una terraza trasera.

Era tal y como lo recordaba en su infancia. Una fuente preciosa a lo lejos, un jardín bien cuidado a pesar de estar alejados de la civilización. Era un pequeño paraíso. Al otro lado, a lo lejos, se veían los establos y los animales, pero el pequeño trozo de casa, siempre había sido diferente. Destacaba por encima del resto del paisaje. Lara era la típica señora con buen gusto. En la ciudad, todo el mundo criticaba a la gente de pueblo, por lo que Marta, jamás había dicho de donde era realmente. Y Lara, que jamás había salido de aquel pueblecito, era la perfecta señora que cualquiera estaría dispuesta a presentar en la alta sociedad, pese a no haber pisado la ciudad en su vida. Además de ser, puro amor.

Marta se sentó en la terraza y vio el enorme desayuno que había preparado la mujer, estaba encantada, pues últimamente, solo comía sopas preparadas. Todo su sueldo se iba para arreglar la casa y pagar las facturas. Iba a estar así una buena temporada.

- ¿Y porqué has vuelto? - Dijo mientras se servía un té. - En los pueblos se habla mucho, pero quiero que me lo cuentes tú. Porque no me creo ni la mitad de lo que han dicho.

- No sé que habrás escuchado, pero seguramente no... - Cogió la jarra de café y se sirvió uno y comenzó a contarle su tragedia.

- Así que por eso has vuelto. - La miró con ternura y pena. - Has tenido demasiadas tragedias en tu vida. Mereces algo bueno. Seguro que aquí puedes hacer tu vida igual que en la ciudad y encontrar un buen chico. Aunque casi todos los guapos están pillados.

- Si, supongo que mi vida ya  no está en la ciudad... Además, el señor Robinson se ha portado muy bien conmigo.

- No me digas que trabajas en esa taberna de mala muerte. Pensaba que era algo temporal.

- Bueno, en realidad... El trabajo me gusta y dejan buenas propinas. Me viene bien para pagar la reforma de la casa. - Se encogió de hombros.

- Pero... ¿Es que tú te dedicas a la vida nocturna, niña? - La miró atónita.

- ¿Eh? ¡No! Yo solo sirvo copas. -Dijo poniéndose como un tomate.

- Yo no pagaría por acostarme con ella, mamá. -Dijo Javi apareciendo como un ninja.- Dudo mucho que cualquier otro lo hiciese.

- ¡Javi! - Le regañó su madre.

- Y yo no aceptaría jamás acostarme con alguien como tú. Ni que fueses un maldito modelo. - Bufó molesta. - Además, tú tienes novia, ¿no es así? ¿Porqué entonces vas a la taberna? ¿Eh? ¿Solo para mirar? ¡JA!

- ¿Tú has ido a ese sitio, Javier? - Su madre lo miró con reprobación. - ¿Lo sabe tu novia?

Continuará...

20 comentarios:

  1. Yo creo que a esta chica le conviene también un poco de ejercicio en la granja, a ver si coge tono! jajaja
    Un besazo y ánimo con esas obras.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Acabo de conocer tu blog y llevo un ratito cotilleando un poco las entradas. Me ha parecido muy divertido así que cuentas con una nueva seguidora.

    ¡Besos mil!

    Si te apetece te espero por mi cocina

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay de las pasiones en las granjas y los granjeros! Buenos diálogos para caracterizar a los personajes. ¡un beso!

    ResponderEliminar
  4. No es que decir donde va Javi es lo mejor, pero se lo tenía merecido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mia, caminando llegué hasta tu granja, aquí me quedo veamos como se desarrolla esta interesante historia de granjeros...
    Gracias, buena tarde, besos lorquianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! ^_^Ahora me paso a leerte

      Eliminar
  6. Guapa, ya lo sabes pero insisto, esta historia me está encantando!Este Javi, por bocazas lo han pillado jajaj
    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro! No esperaba que esta historia fuese a gustar tanto, pero estoy encantada.

      Eliminar
  7. Está interesanteeeeeeeee! Quiero máasss

    ResponderEliminar
  8. Interesante capítulo, tendre que leer las anteriores para ver de que va. No creo que la novia esté enterada que visita la taberna.
    Bso

    ResponderEliminar
  9. Flor el tema de granjero buenorro empieza a gustarme mucho jajaja, aunque yo a veces soy tan seca y borde, que le habría soltado mocos peores al tío cerdo jajajaja.

    kiss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo del granjero... Tira mucho jajajajaja

      Eliminar
  10. ¡Vaya salidas que tiene Javi! Me parto de risa... Me ha hehco gracia pensar que las mujeres tenemos fama de cotillas y, sin embargo, es cierto que muchísimos hombres se comportan como Javi, que está todo el tiempo pendiente de la conversación y no se pierde ni una, ja, ja ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Los hombres a veces son muuuucho peores jajajajaj (De ejemplo: mi marido xD cotilla number one)

      Eliminar